viernes, 3 de diciembre de 2010

lunes, 18 de octubre de 2010

CITACION URGENTE

para tí mi bloger amig@
Según informacion de la Comision Agraria del Congreso se ha planificado una audiencia publica sobre la ley forestal, en Iquitos. No tenemos informacion exacta sobre las fechas ( o 21 y 22 , o 22 y 23). Les pedimos estar atentos a mas avisos para que podemos estar juntos en esa audiencia y asegurar que la nueva ley asegure la sosteniblidad de los bosques y de las comunidades. Adjuntamos observaciones que se ha hecho reiteradamente sobre ciertos puntos de la Ley.

viernes, 1 de octubre de 2010

Eyes open in the Amazon, Brother Paul´s case. Facing deportation, British-born brother persists in work for Peru’s indigenous, environment

para tí mi bloger amig@

A sign protesting the Peruvian government’s threat to deport Lasallian Br. Paul McAuley (left) reads: “Committee Against the Expulsion of Br. Paul McAuley -- defending the life of our forests and the rights of the Amazonian people is not a crime!” (Barbara Fraser)

IQUITOS, PERU -- On a steamy Sunday afternoon, Br. Paul McAuley huddled in a thatched-roof shelter with a group of college students from remote indigenous communities. The promised government meal subsidy had not arrived, and the students were out of food. There had been no breakfast or lunch that day, and there was no money for dinner.
Their urgent need temporarily eclipsed the threat hanging over McAuley, who has been their adviser, supporter and friend for the past decade. A month earlier, Peruvian immigration officials had announced that they were revoking his visa, accusing him of disturbing the peace. Although he had won a stay, McAuley, a De La Salle brother from England, did not know if he would be around long enough to see the young people graduate.
The students had rallied round, taking to the streets to urge the government to rescind its order.
“We’re standing up for him as we would for another indigenous person,” said Rogelio Necca, 22, a Matsés student. “We don’t want Brother Paul to leave.”
Slight and soft-spoken, with gray hair and glasses, McAuley doesn’t fit the mold of an agitator. But he has a steely resolve that made the desert bloom around a school in a Lima shantytown where he was principal in the 1990s.
In Peru’s Loreto Region, a vast swath of rainforest in the northeastern corner of the country, he is determined to help indigenous communities learn to defend their rights and stave off threats to the forest and rivers on which their lives and livelihoods depend.
And that, apparently, has annoyed some authorities.
“We were doing a campaign slowly and quietly about the dangers of a couple of parts of the [proposed new] forestry law, and I suspect that touched a nerve,” McAuley said.
Peru’s use of its natural resources is contentious. With annual growth of up to 10 percent in the past decade, the country was touted as Latin America’s answer to the Asian tigers. Instead of high-tech industries, however, the export of raw materials drives the economy.
The story is familiar around Iquitos, a once-opulent town carved out of the tropical forest by rubber barons who enslaved or relocated entire populations of indigenous people to work on the plantations. Now timber, oil and gas have replaced rub-ber as the region’s export commodities. Three-quarters of the Peruvian Amazon is divided into concessions that overlap hundreds of indigenous communities.
Indigenous students who arrive in Iquitos -- after growing up in open-sided, thatched-roof dwellings in villages with no electricity, connected only by rivers -- step into an alternate reality.
When he moved to Iquitos from Lima in 2000, McAuley said, “I was totally ignorant of what the jungle was about.” He began working with the young people, helping them organize, find living quarters and negotiate a food subsidy with the regional government and “opening their eyes to the global reality.” He visited their remote communities, learning about the “complete [government] neglect,” pollution from oil drilling and other threats to the forest and rivers on which the indigenous people depend for survival.
It was, he said, “a huge field for education.”
Some students are a two- or three-week trip by river from their homes, without cash for rent, books, photocopies or school supplies. “Their families can’t send them money,” said McAuley, who arranged for about 30 youths to live in traditional-style dwellings on the grounds of a former De La Salle retreat house in Iquitos.
When McAuley founded the Loreto Environmental Network in 2004, his message of environmental stewardship dovetailed with that of indigenous people’s right to territory, culture and livelihood.

La Salle Provincial Br. Miguel Luna García, center, and Humberto Ortíz of the Peruvian bishops’ Social Action Commission cover their ears  in the chapel of the La Salle Brothers’ school in Lima July 8 during a prayer for forgiveness for times when Christians fail to heed the cries of those in need. More than 400 people packed the chapel in support of Br. Paul McAuley. (CNS/Barbara Fraser) 
La Salle Provincial Br. Miguel Luna García, center, and Humberto Ortíz of the Peruvian bishops’ Social Action Commission cover their ears in the chapel of the La Salle Brothers’ school in Lima July 8 during a prayer for forgiveness for times when Christians fail to heed the cries of those in need. More than 400 people packed the chapel in support of Br. Paul McAuley. 

(CNS/Barbara Fraser)A package of presidential decrees issued in 2009, which indigenous leaders said would make it easier for private companies to strip their lands of natural resources, sparked protests that ended with a violent confrontation in Bagua, in north-central Peru, in June 2009, leaving 34 people dead. Two months later, official papers show, immigration authorities decided to revoke McAuley’s residency, but they did not act until June 30, 2010.
McAuley, who was not involved in the events in Bagua, is one of about half a dozen foreign bishops, priests and religious harassed or threatened with jail or expulsion in the past few years. All are active in issues related to communities, extractive industry and the environment.
Amid the uncertainty, McAuley said, his religious life as a brother witnesses to community and solidarity. His troubles also cast his vow of celibacy in a new light.
Without family obligations, he said, “you’re free -- you can take risks that others can’t take. Others can’t speak out. If they do, they’ll lose their jobs and their families will suffer. It makes sense of religious life.”
Nevertheless, when the deportation threat arose, two women offered to marry him so he could qualify for permanent residency. “I said, ‘It’s a lovely gesture, but it will get me in trouble with my community,’ ” he laughed.
Born in Portsmouth, England, in 1947, the son of an Irish naval officer, McAuley was drawn to the De La Salle Brothers’ community life and teaching vocation. After a stint teaching elementary school and a few years in Nigeria -- where he found himself helping with C-sections at a makeshift hospital -- he moved to the De La Salle house in Rome.
Though far from the grass roots, he encountered the wave of theology and Christian community sweeping from Latin America.
“I understood how we are called to be on the borderline between what we do very well [in teaching] and opening up the next stage -- something that would push education a bit further, overcoming limitations that we’d always accepted,” he said.
In 1990, McAuley traded Rome for a shantytown in the Lima desert, becoming principal of a school where the classrooms were built of straw mats. Determined to create a healthy environment, he made the school an oasis, with trees and a hydroponic garden.
Now, despite the troubles and setbacks, the Amazon has captured McAuley’s heart.
“The frustration makes me work harder,” he said. “I try to be creative, I try to be positive, I try to infect others with my concerns.” And he remains committed to the students. “While there’s one of them that needs help to get through the university and survive,” he said, “it’s worth it.”
[Barbara Fraser is a freelance writer living in Peru.]


viernes, 24 de septiembre de 2010

situiación actual del Hno Paul, THE PRESENT SITUATION IN BROTHER PAULS’ CASE

para tí mi bloger amig@

situiación actual del Hno Paul:
El martes 21 de Septiembre los abogados interpusieron una acción de Habeas
Corpus contra la Jefatura de Migraciones en Iquitos y contra la Dirección en Lima. Ahora que el Juez lo ha aceptado tenemos más tiempo para exigir la renovación de residencia del Hno. Paul. Migraciones ha superado todos los límites en postergar esta renovación. Mientras tanto el Vicariato ha publicado su carta aclarando que se ha emitido toda la documentación querida y todo con el aval del Obispo. El Juez nos explicó que cualquier intento de expulsarme tendría que ser resultado de la publicación de una Resolución que sería comunicado anteriormente. Así que seguimos en nuestra labor y mirando como reforzar vinculos con otros miembros de la Iglesia que están bajo semejante amenaza por tomar una posición sobre el uso de los recursos naturales en la Amazonia.

El Hno. Paul agradece a cada uno que está contribuyendo a esta lucha con su apoyo y les pide mantenerse informado y en contacto dado que la amenaza es permanente con este sistema



THE PRESENT SITUATION IN BROTHER PAULS’ CASE

On Tuesday 21st September the lawyers placed a Habeas Corpus action against the Migration Office in Iquitos and also against the Director of Migration in Lima. Now that the Habeas Corpus has been accepted by a Judge we have more time to continue to pressure Migrations for the renewal of my carnet. They have gone beyond all known limits to deny the renewal. Meanwhile the Catholic Vicariate has issued a statement clarifying that we have presented every condition they have required and all with the approval of the Bishop.The Judge explianed that ay attempt to expel me would have to occur once a Resolution is issued and communciated to me personally. So we are sticking at our work and planning to strengthen our links and communciation with other members of the Church who are under similar threat for their position on the use of the natural resources.
 
Red ambiental loretana

lunes, 20 de septiembre de 2010

IBC y CEP destacan pronunciamientos en defensa de Paul McAuley

para tí mi bloger amig@

El Instituto Bartolomé de Las Casas, IBC, y el Centro de Estudios y Publicaciones, CEP, se unen a los Pronunciamientos del Instituto de los Hermanos de La Salle y al de la Conferencia Peruana de Religiosos, CONFER, en solidaridad con el Hermano Paul McAuley.
Junto con los religiosos de La Salle, uno de cuyos comunicados es del Superior General de la Congregación en Roma, hacemos pública nuestra extrañeza y rechazamos la Resolución Ministerial mediante la cual el Ministerio del Interior ha resuelto cancelar la residencia de Paul McAuley quien cumple “labores pastorales y misioneras en la Región de Loreto lIevando adelante una encomiable y denodada labor en defensa de los derechos de los pobladores y de la conservación del medio ambiente en la selva peruana”.
Como dice la Conferencia de Religiosos del Perú, Confer, “EI Hermano Paul, (religioso de La Salle) ha prestado servicios invalorables en el campo de la educación en sectores de la sociedad donde el Estado está ausente. Nos parece doloroso que su compromiso con las minorías y con nuestra lglesia que promueve la protección de la creación, hayan sido consideradas pruebas de que su presencia en nuestra patria resulte incómoda y perturbadora para el gobierno”.
Coincidimos además con las reflexiones de Monseñor Alberto Campos, obispo de San José del Amazonas cuando dice: “ Me preocupa que se consideren delitos que alteran el orden público el trabajo que algunos misioneros realizan a pedido de comunidades e instituciones para informarles sobre sus derechos nacionales e internacionales…y, por otro lado, no se consideran delitos la contaminación de los ríos, la deforestación de los bosques, la ilegalidad y corrupción para ofrecer algunas concesiones para el enriquecimiento injusto de algunas personas o empresas en perjuicio de los habitantes de la Amazonía, la negligencia de algunos profesionales que reciben un sueldo para trabajar en la Selva y no se presentan a sus puestos de trabajo en detrimento de la educación y salud de los que deberían ser beneficiados”.
Estamos convencidos de que el desarrollo al que la mayoría aspira no puede tener bases sólidas si no se respetan los derechos de todos los que viven en el Perú, empezando por nuestros compatriotas amazónicos. Como dijeron los obispos de AL en la reunión de Aparecida "En las decisiones sobre las riquezas de la biodiversidad y de la naturaleza, las poblaciones tradicionales han sido prácticamente excluidas, la naturaleza ha sido y continua siendo agredida. la tierra fue depredada... un ejemplo muy importante de esta situación es la amazonía (Aparecida n. 84)
Como ciudadanos y cristianos manifestamos nuestra solidaridad con el Hermano Paul Mc Auley y hacemos votos para que las gestiones judiciales y administrativas orientadas a revertir esta infundada Resolución Ministerial, tengan éxito. Así como él, hay otros cristianos, incluso sacerdotes y obispos, que, al comprometerse con las poblaciones nativas en la defensa de su entorno han recibido acusaciones y amenazas. En un régimen democrático, como el nuestro, debe existir libertad de expresión y de organización. De ellas ha hecho uso, legítimamente, Paul McAuley.
Instituto Bartolomé de Las Casas
Centro de Estudios y Publicaciones
Lima, 6 de julio 2010

 fuente:
Instituto Bartolome de las Casa

domingo, 19 de septiembre de 2010

Les invitamos a expresar su incomodidad por los continuos obstáculos que Migraciones está poniendo al trámite de prórroga de residencia del Hno. Paul.

para tí mi bloger amig@

Les invitamos a expresar su incomodidad por los continuos obstáculos que Migraciones está poniendo al trámite de prórroga de residencia del Hno. Paul. Un trámite que normalmente dura 4 horas ya le está costando 32 días.
En una entrevista hecha por la Defensoría del Pueblo en Lima y la Dirección General de Migraciones, se aclaró (desde la Dirección de Migraciones) que “corresponde a la Jefatura de Iquitos resolver el pedido de prórroga de residencia una vez subsanadas las observaciones detectados por la Dirección General.” Esas observaciones fueron subsanadas el 25 de Agosto pero la Jefa en Iquitos sigue dilatando, rechazando el pedido de prórroga.
Envíe el siguiente mensaje a los correos indicados:
“Sr. Director de Migraciones y Sra. Jefa de Migraciones, Iquitos,
Escribo para exigir una explicación por una serie de obstáculos que se viene poniendo en el trámite de prorroga de residencia del Hno. Paul. La demora y las exigencias especiales que se ha puesto en su caso demuestran claras señales de discriminación y hostigamiento. Pido que se complete el proceso según el trato que se dé a cualquier residente en sus plenos derechos de completar un trámite.

Nombre:                           Fecha:

Director General de Migraciones, Peru
Gral. PNP (r) Juan Antonio Alvarez Manrique.

jalvarez@digemin.gob.pe



.Jefe de J.M. IQUITOS
I.M. Maria del Rosario Gutierrez Aguilar.
mgutierrez@digemin.gob.pe
/Fax - 065-235371 Anexo 3375

jueves, 19 de agosto de 2010

LAS COMUNIDADES DEL NAPO FRENTE A LOS PROYECTOS IIRSA – MANTA MANAOS

para tí mi bloger amig@
 

En la Asamblea realizada en la comunidad de Corazón del oriente el 10,11 y 12 Julio, provincia de Orellana, las 120 comunidades filiales a la Federación Interprovincial de Comunas y Comunidades Kichwas de la Amazonia Ecuatoriana - FICCKAE, manifestamos nuestras preocupaciones respecto de la Iniciativa IIRSA y el proyecto Manta Manaos.

1. Preocupación sobre nuestros derechos humanos y colectivos constitucionalmente reconocidos

Estamos concientes que la nueva Constitución reconoce un amplio número de nuestros derechos, relacionados con el sumak kawsay. En particular, los siguientes:

1.    Derecho a vivir bien, a tener buena salud, a vivir sanos, a que no exista contaminación ni petroleras.
2.    A mantener y proteger de lindero a lindero nuestros territorios. Debemos tener en cuenta que nuestro territorio es inalienable, inembargable. Si lo dejamos sin protección no estaríamos valorando nuestro territorio. Al hablar de la propiedad ancestral de los territorios organizados, quienes han nacido y se han criado en esta comunidad tienen derecho a permanecer aquí, y a que se respete su territorio, como parte integral de nuestra existencia.
3.    Derecho a que respeten nuestra forma de vida y cultura indígena. Si bien es cierto que estamos unidos, es necesario mantener nuestras costumbres como nuestra lengua materna y forma de vida, que es nuestra identidad. Aquí tenemos nuestra propia lengua y según eso mantenemos nuestra organización
4.    Planificar de acuerdo a nuestra organización. En las organizaciones comunitarias planificamos nuestros planes de trabajo anual y de acuerdo a eso trabajamos en la comunidad, que permiten mantener nuestra forma de vida (Art. 57 Const., numeral 1). Queremos nombrar a nuestra propia dirigencia. Vemos que no se respeta lo que está escrito en la Constitución, y que está latente una potencial pérdida de nuestra  cultura, que provendría principalmente del Estado, y por su complicidad con el avance en los proyectos de infraestructura y extracción de recursos. Persisten ciertas actitudes de discriminación étnica, sobre todo en las urbes, debido a que no hay procesos concretos para educar a la población con una visión plurinacional y multicultural, lo que provoca que a causa de la ignorancia, se caiga en actitudes negativas como la intolerancia y el rechazo.
5.    Derecho a la consulta previa.- Debemos pedir a las instituciones o personas que deseen hacer trabajos o proyectos en nuestros territorios que los presenten a la Comunidad para que demos permiso de que se hagan, porque es nuestro derecho poder informarnos y participar en todos los proyectos que se hagan en nuestra comunidad y en nuestro territorio (Art. 57 Const., numeral 7). Para el caso específico de Manta-Manaos, no ha habido ni una sola intervención del Estado para socializar los temas inherentes a dicho proyecto, lo que provoca un resentimiento hacia la institucionalidad y la eficiencia del aparato estatal. El Estado no ha estado presente para llevar la información necesaria hacia las comunidades ribereñas, sin embargo las empresas que han realizado proyectos diversos han hecho “pequeñas consultas”, más de tipo informativas, pero sin un rigor legal y legítimo que vincule realmente la opinión colectiva. Si se contara con el apoyo del Estado, las comunidades al menos tendrían acceso al transporte, como sucede en comunidades Colombianas.

2. Ante esto, ¿cuáles son nuestras necesidades reales?

En la ribera del Napo, nuestras necesidades como comunidades, como familias y como indígenas, son varias. El Estado debe responder a estas necesidades y así garantizar de modo efectivo nuestros derechos constitucionales.

Esperamos tener agua potable con bombas manuales, baterías sanitarias, y capacitación para desarrollar proyectos comunitarios. El agua que se consume muchas veces no es buena para nuestra salud, por lo que se exige la aplicación de una política de acceso al agua potable para consumo humano y productivo. No olvidar que el agua es un derecho humano y como tal debe respetarse y garantizarse.

También, las comunidades necesitamos tener luz eléctrica. Se ve que proyectos como Manta – Manaos tienen bastante dinero, y que así como hay esos proyectos, el gobierno y el Estado deberían invertir en nuestra salud, una buena educación y fortalecer nuestras organizaciones de base. Necesitamos energía eléctrica: La electricidad no tiene porqué ser un lujo de pocos, y nosotros tenemos también la necesidad de contar con electricidad para nuestras diversas actividades las 24 horas del día todos los días.

El Estado debe entregarnos atención médica permanente, con promotores comunitarios adecuadamente capacitados, porque antes había promotores en las comunidades, pero actualmente ya no hay. El Estado nos debe ayudar a recuperar nuestras medicinas naturales y a que se reconozcan como nuestras, porque ellos lo desconocen. Bien podría combinarse la medicina natural con la occidental y así mejorar nuestra salud. Nos hace falta botiquines comunitarios con suficiente medicamentos.

Necesitamos espacios físicos adecuados para tratar a los habitantes de las comunidades, con médicos profesionales y con medicinas disponibles en la localidad, y así evitar largos y costosos viajes a la ciudad para curarnos.

Es necesario que nos ayuden a capacitarnos, que nos enseñen con nuestra propia forma de vivir para entender bien el castellano y el kichwa, para así poder relacionarnos bien con otras lenguas y otras culturas. Se debe mejorar  la calidad de la educación, de acuerdo a nuestra identidad. Una educación bilingüe que respete la cultura.

En nuestras comunidades faltan escuelas. Quisiéramos que se reanude la alfabetización. Una educación de calidad, con profesores aptos para preparar a los niños y adolescentes, en donde se perpetúen las costumbres características de los kichwas, y que realmente sirva para forjar un futuro prometedor.

Se debería crear un sistema de transporte público fluvial y terrestre. Necesitamos vías de acceso adecuadas a nuestro entorno.  Que exista la apertura comercial a través de transporte propio y gratuito, que nos permita llevar nuestros productos a los diversos mercados a lo largo de la ribera del río.

Queremos una mayor presencia del Estado en las comunidades, un nivel de presencia institucional permanente en las comunidades, es decir un representante del gobierno que canalice nuestras exigencias para que se cumplan en el menor tiempo posible.

El proyecto de Manta Manaos … ¿lo necesitamos?

Nosotros vemos al transporte como una de nuestras necesidades, pero esto no quiere decir que aceptemos el proyecto de Manta Manaos como tal, como un megaproyecto de infraestructura. Lo que buscamos es que el gobierno tenga presencia e implemente sistemas de transporte gratuitos, que nos sirvan en la comercialización de nuestros productos y el transporte de personas entre comunidades.

Las comunidades kichwas del Río Napo, NO queremos que venga IIRSA ni Manta Manaos, porque va a destruir nuestra comunidad. No queremos que ingresen personas extrañas que vengan a destruirnos o a desalojarnos y cambien nuestra forma de vivir.

Con Manta Manaos, las mercancías que se movilizarían serán para beneficio de otros, y no de nuestras comunidades. Las comunidades tendremos dificultad de movilizarse en embarcaciones pequeñas como las nuestras. La pesca, lagunas y esteros cercanos al río se pueden secar. Lo que se construya, puede ahuyentar al espíritu del río Napo. Además la contaminación subiría aceleradamente, haciendo que no podamos beber nuestra agua, e imposibilitando nuestra pesca.

Se desplazará a la gente que vive a orillas del río Napo y no estamos seguros que este proyecto sea una fuente de trabajo para nosotros, los “Napo-runas”. Los más afectados serían los habitantes de las comunidades que viven allí. Vemos que los beneficios van a ser para los pueblos más grandes como Guayaquil, Quito, Esmeraldas, Cuenca, etc., mientras  que a la amazonía nos explotan, y los daños sociales, culturales, ambientales, tenemos que absorber y enfrentar nosotros solos. Manta Manaos representa nuestra aculturización, la pérdida total de nuestras raíces y de nuestra cultura milenaria.

La pobreza se incrementaría, ya que el desempleo sería mayor, debido a que las empresas y el gobierno solamente contrataría a personas con diplomas y capacitación, discriminándonos y excluyéndonos del bienestar, porque no tenemos acceso a una educación de calidad.

Estas son, en resumen, las preocupaciones y sentir de los pobladores del Río Napo.

                                                                                            Julio 12, 2010.



Blanca Grefa
Presidenta de la FICCKAE

lunes, 19 de julio de 2010

ORGANIZACIONES AMBIENTALISTAS DE E.E U.U SE SOLIDARIZAN CON EL CASO PAUL McAULEY

para tí mi bloger amig@

Tnte. Gral. PNP Octavio Salazar Miranda


Ministro del Interior

Ministerio del Interior

Plaza 30 de agosto s/n Urb. Corpac

San Isidro

Peru

Correo electrónico: sp-cndh@mininter.gob.pe



CC:

ministro@mininter.gob.pe



Presidente del Consejo de Ministros

Premier Ángel Javier Velásquez Quesquén

jvelasquez@pcm.gob.pe



Ministro de Defensa

Ing. Rafael Rey Rey

despacho@mindef.gob.pe



19 de julio, 2010



Estimado Sr. Ministro,



Las organizaciones e individuos abajo firmantes, mayormente de los Estados Unidos de América, le escribimos para manifestar nuestra profunda preocupación frente a la posible expulsión del Hermano Paul Michael John Thomas McAuley. El 1 de julio pasado, el Hermano Paul recibió una orden de expulsión, dándole 7 días para salir del país. Nos complace la noticia que la corte en Loreto anuló dicha orden. Le solicitamos respetar esa decisión y dejar de tomar cualquier otra acción que pueda impedir el importante trabajo del Hno. Paul.



El trabajo del Hno. Paul es bien conocido en Perú y en el extranjero. Su compromiso con la defensa del medio ambiente y con los derechos de los pueblos indígenas de la Amazonía es un ejemplo para muchos. Nos solidarizamos con él en su preocupación respecto a las prácticas de extracción de recursos naturales que dañan el medio ambiente y amenazan el bienestar de los pueblos indígenas de la Amazonía peruana. Estamos muy preocupados que sus esfuerzos para asegurar debido proceso para los pueblos indígenas, incluso consentimiento libre, previo e informado con respecto a proyectos extractivistas, pueda ser visto como base para expulsarlo del Perú.



Nuestras organizaciones tienen una larga historia de defensa de los derechos humanos en las Américas, y muchos de nosotros mantenemos comunicación permanente con el Ejecutivo y el Congreso de los EEUU respecto a estos temas. Vemos este caso con la mayor seriedad. Le solicitamos respetuosamente no tomar ninguna acción adicional que pueda impedir la permanencia y el servicio del Hno. Paul McAuley en el Perú.



Atentamente,





Amazon Watch



Almuth Ernsting

Biofuelwatch

United Kingdom/United States



Brother Dennis Malloy, FSC

Provincial

Brothers of the Christian Schools

District of Eastern North America

Eatontown, NJ



Brother Timothy Coldwell, FSC

Visitor (Provincial, New Orleans-Santa Fe District)

Brothers of the Christian Schools (De La Salle)

Lafayette, Louisiana



Brother Robert Schieler, FSC

General Councilor

United States-Toronto Region

Christian Brothers Conference

Washington, DC



T. Michael McNulty, SJ

Justice and Peace Director

Conference of Major Superiors of Men

Silver Spring, MD



Ecumenical Committee of English Speaking Church Personnel in Nicaragua (CEPRHI)



Philip McManus

Co-Chair

Forging Alliances South and North

Santa Cruz, California



Amanda Martin

Director

Guatemala Human Rights Commission/USA

Washington, D.C.



Anita Seth

Executive Director

IF

Corralitos, California



Daphne Wysham

Fellow

Institute for Policy Studies

Washington, DC



Margaret H. Law

Founding Director

International Media Project



Marianne Salmon Gauss

Assistant Professor

La Salle University

Philadelphia, PA



Latin American /Caribbean Committee of the Loretto Community



John T. Law, President

Law Investment Company



David Kane

Associate for Latin America and Economic Justice

Maryknoll Office for Global Concerns

Washington, DC



Rev. Fr Seamus Finn, OMI

Director- Missionary Oblates Justice, Peace and Integrity of Creation office,

Washington D.C



Rebecca Sommer

NGO Society for Threatened Peoples International

Indigenous Peoples Department



Sisters of Mercy of the Americas – Institute Justice Team

Silver Spring, MD



Soumya Dutta

Bharat Jan Vigyan Jatha

South Asian Dialogues on Ecological Democracy



John Lindsay-Poland

U.S. Fellowship of Reconciliation Task Force on Latin America and the Caribbean

Oakland, California



Joy Olson

Executive Director

Washington Office on Latin America (WOLA)

Washington, DC





Versión en inglés:



Tnte. Gral. PNP Octavio Salazar Miranda

Ministro del Interior

Ministerio del Interior

Plaza 30 de agosto s/n Urb. Corpac

San Isidro

Peru

Correo electrónico: sp-cndh@mininter.gob.pe

CC: ministro@mininter.gob.pe



July 19, 2010



Dear Minister Salazar,

The undersigned organizations and individuals, mostly based in the United States, write to express our profound concern at the threatened expulsion of Brother Paul Michael John Thomas McAuley. On July 1, 2010 he was given a 7-day expulsion order to leave Peru. We are pleased that a court in Loreto overturned the expulsion order. We call upon you to respect that decision and to take no further action to prevent Brother Paul from continuing his important work.



The work of Brother Paul McAuley is well known in Peru and abroad. His dedication to the defense of the environment and the rights of the indigenous peoples of the Amazon is an example to many. We stand with him in his concern regarding resource extraction practices that damage the environment and threaten the well being of the indigenous peoples of the Peruvian Amazon. We are deeply troubled that his efforts to ensure due process for indigenous peoples, including free, prior and informed consent regarding resource extraction projects, could be construed as a basis for his expulsion from Peru.



Our organizations have a long history in the defense of human rights in the Americas, and many of us are in close communication with the U.S. Administration and Congress on these matters. We view this case with the utmost seriousness. We respectfully request that you take no further action to impede Brother Paul’s continued residence and service in Peru.



Sincerely,



Amazon Watch



Almuth Ernsting

Biofuelwatch

United Kingdom/United States



Brother Dennis Malloy, FSC

Provincial

Brothers of the Christian Schools

District of Eastern North America

Eatontown, NJ



Brother Timothy Coldwell, FSC

Visitor (Provincial, New Orleans-Santa Fe District)

Brothers of the Christian Schools (De La Salle)

Lafayette, Louisiana



Brother Robert Schieler, FSC

General Councilor

United States-Toronto Region

Christian Brothers Conference

Washington, DC



T. Michael McNulty, SJ

Justice and Peace Director

Conference of Major Superiors of Men

Silver Spring, MD



Ecumenical Committee of English Speaking Church Personnel in Nicaragua (CEPRHI)



Philip McManus

Co-Chair

Forging Alliances South and North

Santa Cruz, California



Amanda Martin

Director

Guatemala Human Rights Commission/USA

Washington, D.C.



Anita Seth

Executive Director

IF

Corralitos, California



Daphne Wysham

Fellow

Institute for Policy Studies

Washington, DC



Margaret H. Law

Founding Director

International Media Project



Marianne Salmon Gauss

Assistant Professor

La Salle University

Philadelphia, PA



Latin American /Caribbean Committee of the Loretto Community



John T. Law, President

Law Investment Company



David Kane

Associate for Latin America and Economic Justice

Maryknoll Office for Global Concerns

Washington, DC



Rev. Fr Seamus Finn, OMI

Director- Missionary Oblates Justice, Peace and Integrity of Creation office,

Washington D.C



Rebecca Sommer

NGO Society for Threatened Peoples International

Indigenous Peoples Department



Sisters of Mercy of the Americas – Institute Justice Team

Silver Spring, MD



Soumya Dutta

Bharat Jan Vigyan Jatha

South Asian Dialogues on Ecological Democracy



John Lindsay-Poland

U.S. Fellowship of Reconciliation Task Force on Latin America and the Caribbean

Oakland, California



Joy Olson

Executive Director

Washington Office on Latin America (WOLA)

Washington, DC

miércoles, 7 de julio de 2010

Venganza sobre McAuley

para tí mi bloger amig@



Por Carlos Reyna

Al hermano Paul McAuley no lo están expulsando por alteración del orden público. La resolución del ministro del Interior invoca esa razón, pero no la fundamenta. Solo alude vagamente a su presencia en marchas y en una red ecológica.

Participar en marchas o en un movimiento ecológico no es perturbar el orden público. Tampoco les está prohibido a los extranjeros. A ellos se les permite incluso ser elegidos alcaldes. Si pueden ser candidatos municipales, entonces también pueden estar en alguna marcha o apoyar alguna causa pública como personas comunes.

La resolución tendría que mostrar, como fundamento, que McAuley cometió actos ilegales durante esas marchas o como ecologista, pero no informa sobre tales actos. Solo remite vagamente a un atestado policial misterioso. Un halo de rotunda arbitrariedad rodea a esta medida.

La misma resolución, sin embargo, permite entrever la verdadera razón que la inspira.

Señala que el atestado policial data de agosto de 2009. O sea dos meses después de los sucesos de Bagua. Sobre esos hechos, la mayoría de la opinión pública ha señalado que la mayor responsabilidad corresponde a las autoridades de gobierno. Un diario conservador como El Comercio, en su momento, opinó lo mismo. Y un informe del congresista Guido Lombardi, un liberal sensato, demostró esa responsabilidad con lujo de detalles.

Pero la infeliz lectura de esos sucesos, por este gobierno y todos sus operadores, es que fueron el resultado de una red de agitadores de todo tipo, que manipularon a los indígenas y los indujeron a la violencia. Parte de esa red serían diversos religiosos extremistas y ecologistas radicales. Por entonces, en su retórica de resonancias místicas, el presidente García los llamó “falsos cristos, mentirosos eternos”.

Ya este diario, La República, ha reseñado la labor social de 20 años que ha hecho McAuley en el Perú. La mitad, en un barrio pobre de Lima. La otra mitad, en la Amazonía. Su labor la hacia muy lejos de Bagua. No es sacerdote, obispo ni Cristo. Sólo hermano y ecologista.

El 11 de junio pasado, a días de cumplir un año exacto lo de Bagua, el ministro del Interior firmó su expulsión para aliviar las heridas narcisistas de su Presidente. Contaban con el silencio del Cardenal, por supuesto.

fuente: Diario la república

martes, 6 de julio de 2010

PAUL MAC AULEY, CIUDADANO AMAZÓNICO

para tí mi bloger amig@

PAUL MAC AULEY, CIUDADANO  AMAZÓNICO

Por: Olga Isuiza Mozombite

   Yo no tengo el honor de haberlo tratado en persona al Hermano Paul.  Pero tengo el honor de decir que lo conozco.
   Pude  conocerlo a través de Joner, uno de mis estudiantes. Al principio era de aquellos que hablan poco. - Joner, ¿dónde vives? – Por ahí, profesorita. 
Ya con el pasar de los días aprendimos a tener conversaciones más largas.  - ¿En qué plan andas, ahora, ah?  Bastaba eso para que se abriera y me hablase de todo, de su madre (era hijo de “madre-padre”), de desgarros emocionales, de sus sueños. En una oportunidad que fuimos a Padrecocha, al pasar por un local de venta de artesanías me puse a revisar unas tinajas. - Profesorita, mira, ve.  ¿Ves esta línea? – Sí. - Mírala bien, ¡es la boa!  El origen de todo es la madre boa. Pasando  las yemas de  sus dedos sobre el diseño,  iba señalando partes del diseño y ante mis ojos desplegaba caminos e islas donde antes sólo había visto unas  líneas retorcidas.   Universos  de  madres del agua, madres de animales, madres de árboles. ¿Ves esto? Es Ticuna y esto es Bora. Me hablaba de diferencias de trazos, de colores y de diseños que cada grupo amazónico emplea para decorar vasijas.  
   Él  había empezado su andadura con el grupo “Raíces”, el grupo de jóvenes artistas ceramistas que marcó la pauta para un nuevo momento en la cerámica  de nuestra región: la vitrificación de  la cerámica tradicional amazónica. Tenían un local allí  en la calle Loreto donde se podían adquirir los trabajos en cerámica utilitaria que allí hacían y vendían. Bellas piezas de cerámica amazónica con acabado de calidad de exportación.
   El hermano Paul Mc Auley fue el mentor de estos  jóvenes ceramistas, el que estuvo allí impulsando y animando este innovador proyecto.   Bajo su égida muchos jóvenes encontraron un camino, una opción para hacerse de un oficio o una profesión. En nuestros días los de Raíces ya no son los únicos que añaden este proceso de calidad a sus trabajos. Varias  asociaciones y familias de ceramistas emplean el proceso de vitrificado en sus piezas. En Padrecocha, río Nanay, hay un grupo que no sólo los elabora y vende sino que están siempre prestos a hacen pedagogía  de su arte.   

-       Yo soy amestizado, profesora- . ¿Cómo que “amestizado”, Joner? - Sí, soy un amestizado, pero la verdad soy un Awajum. Mi abuela es Awajum. De esa raza procedo.

   Ahora es más fácil aceptar nuestra identidad amazónica,  nuestras raíces. El ambiente social está más distendido. Lo  notamos, lo sentimos. Es tan notable el  incremento de la identificación  amazónica que se evidencia en la vestimenta. La  ropa de baño, la ropa deportiva e incluso  los bolsos de vestir de las jovencitas tiene diseños amazónicos. Ninguna fiesta es fiesta si no se baila por lo menos una pandillada. Nos es más fácil aceptarnos tal como somos porque reconocemos de dónde venimos.  
Y porque sabemos lo que poseemos, lo defendemos. Por eso los amazónicos apostamos por la preservación de nuestros bosques y por el derecho a la propiedad  de los territorios indígenas para sus legítimos propietarios.   Funcionarios del gobierno “pretenden” anular el permiso de residencia al Hermano Paul Mc Auley. Porque dicen que siendo extranjero ha estado desarrollando  actividades atentatorias  contra el estado peruano.  ¿Creerán acaso que sólo son amazónicos los nacidos en Iquitos?
-  Nickson, ¿y tú? -De Caballo Cocha.  Regular lejos.
- ¿Reaño, tú me dijiste que eras de Santa Clotilde?- Sí, profesora. Leejos. - Yo conozco tu tierra, Reaño. Hay varias comunidades quichuas cerca.
-¿Desde dónde vienes, Mauricio? – Poray  Putumayo. Comunidad Tikuna.  Leeeejos.

Los espacios de identificación  lo hemos ido ganando a trancadas entre todos, es verdad. Pero algunos aportaron más, eso también es verdad.
Al  Hermano Paul, el  agradecimiento de SU PUEBLO  AMAZÓNICO por la labor  que  realiza.  

Nota:  Joner ha obtenido el título universitario el año pasado. 

lunes, 5 de julio de 2010

CASO MC AULEY: “MATAR AL MENSAJERO”

para tí mi bloger amig@

Fuente revista KANATARI

 Por: José Álvarez Alonso

En la antigüedad, algunos reyes tenían la salvaje costumbre de matar al mensajero que les llevaba malas noticias, por ejemplo, sobre la derrota en una batalla con un país enemigo. ¿Qué culpa tenía el mensajero?

El Hno. Paul Mc Auley ha sido el mensajero que lideró las denuncias por atropellos contra los indígenas y el medio ambiente en Loreto en el último lustro. El Gobierno, en vez de tratar de eliminar los problemas y corregir los errores denunciados, ataca al mensajero, al denunciante.

La Resolución Ministerial Nº 0571-2001 dada a conocer estos días, que ‘cancela la residencia’ del Hno. Paul Mc Auley (en otras palabras, lo expulsa del Perú), pasará a la historia como el atropello que es: unos oscuros funcionarios, probablemente presionados por superiores aún más oscuros, a su vez presionados por los poderosos que no soportan que sus turbios manejos y contaminantes negocios en la Amazonía sean denunciados ante la opinión pública, no le han dado ni la mínima oportunidad de defensa, de contar con un abogado: han juzgado y condenado a un presunto reo desde un escritorio, al más puro estilo totalitario.

El ‘delito’ por el que se lo expulsa es, según la citada Resolución, presidir la Red Ambiental Loretana, y participar “en diferentes actividades de carácter político, tales como marchas de protesta por las principales calles de la ciudad de Iquitos contra el Estado Peruano y demás actos que constituyen alteración del orden público”. Increíble: salir en una marcha pacífica (nunca jamás el Hno. Paul participó ni propició acto violento alguno) para defender los derechos de los indígenas, denunciar la contaminación del medio ambiente, protestar contra la violación de la ley peruana y convenios internacionales como el Convenio 169 de la OIT, resulta que ahora es ilegal y una “violación del orden público”. Por otro lado, calificar de actividades “políticas” la defensa de derechos humanos y ambientales es un despropósito: el Hno. Paul no milita ni apoya a ningún grupo político.

A estos oscuros funcionarios parece que se les olvidó que estamos en un estado de derecho, que nuestra Constitución consagra entre otros el derecho a la manifestación pública, el derecho de reunión, el derecho de expresión, etc. etc. etc. ¿En qué país estamos? Lo que sí queda claro es que con este condenable acto se está tratando de amedrentar a todos aquéllos que se oponen al abuso del poder, que defienden a los indígenas, que protestan contra las violaciones de la normatividad ambiental y contra las empresas que atentan contra el derecho fundamental de los peruanos a vivir en un ambiente sano y equilibrado, como establece nuestra Carta Magna.

Como peruano de pleno derecho me siento indignado. Porque se está confundiendo –interesadamente, claro- Estado Peruano con Gobierno, y Gobierno con apoyo irrestricto a intereses de grandes empresas y mafias que buscan enriquecerse en la Amazonía a costa de la salud de su gente, de sus bosques y ríos, y de los derechos inalienables de los pueblos originarios.

Salir a las calles a protestar pacíficamente y a defender el cumplimiento de la legislación ambiental, de los derechos fundamentales de los peruanos, y en especial de los indígenas, no es un acto contra el Estado Peruano, como asume la citada resolución, es un acto a favor de la población, y por tanto, del Estado; en todo caso, que digan que es un acto “contra ciertas políticas del Gobierno”. Protestar contra los abusos de los malos funcionarios y gobernantes que no defienden a su pueblo, no sólo es un derecho, es una obligación. El partido gobernante ha protestado en las calles por décadas, antes de llegar al poder, reclamando justamente derechos y denunciando atropellos de los gobiernos de turno. ¿Tan pronto se olvidó la vaca que fue ternera?

Estamos seguros que la Historia será sumamente dura contra este claro ejercicio de intolerancia. El día de esta oprobiosa expulsión será recordado como un día de vergüenza, de afrenta del Estado Peruano contra un amigo y aliado de los peruanos, y el Hno. Paul será reivindicado y honrado como se merece, por su gran labor a favor de los desfavorecidos y de la Amazonía.

pronunciamiento de la ASOCIACIÓN INTERETNICA DE DESAROLLO DE LA SELVA PERUANA (AIDESEP) RESPALDANDO AL Hno PAUL Mc AULEY

Amnistía Internacional pide al ministro del interior reconsiderar la expulsión de Paul McAuley del Perú

para tí mi bloger amig@

El 5 de julio Amnistía Internacional dirigió una carta al Ministro del Interior del Perú, Octavio Salazar, para que reconsidere la expulsión de nuestro país del reiligioso británico Paul McAuley, presidente de la Red Ambiental Loretana y reconocido activista por el derecho a un medio ambiente sano.

Señor Ministro,
Como es de su conocimiento Amnistía Internacional es una organización que trabaja por el disfrute efectivo de los derechos humanos para todas las personas en el mundo y que cuenta con más de dos milìones de miembros en más de 150 países.

En esta ocasión me dirijo a Usted en relación con la cancelación de la residencia del ciudadano británico Paul Michael John Thomas McAuley (Resolución Ministerial No. 0571-
2010-IN/1601, firmada por Usted el pasado 11 de Junio de 2010). El Hermano Paul McAuley reside en el país desde hace veinte años, dedicándose los últimos diez años a la defensa de los derechos de los pueblos indígenas y a la protección del medioambiente en el Perú. Entre otras de sus acciones, por ejemplo, se destacan las denuncias por contaminación de ríos y de medidas legales y otras que podrían tener un eventual impacto negativo sobre el medioambiente.

Según la información recibida por Amnistía Internacional, la notificación de esta decisión ha tomado completamente por sorpresa al Hermano Paul y a las comunidades y organizaciones con quienes él trabaja. La forma como se ha adelantado el proceso para llegar a tal decisión, así como el impacto que dicha decisión está tendiendo sobre el Hermano, las personas con quienes el trabaja y ias demás organizaciones de derechos humanos en el pais, genera una profunda preocupación a Amnistía Internacional por los siguientes motivos;

* Por una parte, la mencionada decisión parece haberse tomado sin siquiera haberle dado la oportunidad al directo afectado de presentar y sustentar la legitimidad y legalidad de sus actuaciones o de apelar dicha decisión, lo cual contraria el derecho internacional de los derechos humanos, incluídos los tratados ratificados por Perú, en donde se estabtece el derecho a un debido proceso, tanto en el ambito judicial como administrativo.
* Por otra parte, esta decisión sorpresiva de cancelar la residencia al Hermano Paul se toma en un contexto en el que Amnistía internacional ve que cada vez mas se restringen las libertades de pensamiento, expresión, asociación, asamblea y movimiento en el Perú, lo cual está teniendo un impacto negativo y directo contra el derecho a defender los derechos humanos, recogido en la Declaración de Defensores de Derechos Humanos aprobada por la Organización de las Naciones Unidas en 1998 (A/RES/53/144).

Amnistía Internacional ve con mucha preocupación la actitud del gobierno del Perú en relación con los derechos humanos de los pueblos indígenas en el Perú y de las personas que trabajan para protegerles. En particular, la organización ha denunciado la falta de justicia y la lentitud del proceso judicial en relación con los hechos del 5 de junio 2009 en Bagua. Asimismo la organización ha destacado los cargos infundados que siguen vigentes en contra de varios líderes indígenas. La cancelación de la residencia del Hermano Paul McAuley parecería ser un paso mas en un campaña de amedramiento por parte del gobierno hacia las comunidades indígenas y los defensores de los derechos humanos que trabajan con ellos.

En este sentido y por todo lo anterior quiero solicitarle que a la luz del derecho internacional de los derechos humanos y, en particular, de los tratados en la materia ratificados por Perú, reconsidere la cancelación de la residencia del Hermano Paul teniendo en cuenta la legitimad de sus acciones como defensor de los derechos humanos y del medioambiente. Le agradecería se brinde mayor información sobre las medidas que se han tomado para garantizar los derechos humanos del Hermano Paul McAuley, entre otros el derecho al debido proceso, los derechos del migrante y la proporcionalidad de la medida. De esta forma se estaría enviando el mensaje de que defender los derechos humanos y el medioambiente en el Perú es una actividad legítima, respetada por las autoridades.

fuente: http://www.amnistia.org.pe/2010/07/05/amnistia-internacional-pide-al-ministro-del-interior-reconsiderar-la-expulsion-de-paul-mcauley-del-peru/

Pronunciamiento "No a la expulsión del Perú del Hno Paul Mc Auley" Finding "No to expulsion of Peru's Brother Paul Mc Auley"

para tí mi bloger amig@





COMITÉ CONTRA LA EXPULCIÓN DEL HERMANO PAUL MC AULEY

El día jueves 1 de julio, llego a las manos del religioso integrante  de la comunidad La salle del Perú  Hno. Paul Michael John  Tomas Mc Auley  un documento directamente del Ministerio del Interior pidiéndole retirarse del país en un plazo de 7 (siete) días, sin haber cometido ningún tipo de delito, acusándole de infringir una ley de migración tipificada en el artículo 63º inciso 1) de la ley de extranjería aprobada por decreto legislativo Nº 703 y modificatorias, la misma que establece que la cancelación de la residencia en el país del extranjero procederá por realizar actos contra el orden público interior
¿A caso es malo soñar con un Perú desarrollado sosteniblemente, sustentable y de justicia? ¿Es acaso un delito cuidar la naturaleza y con ella la vida? ¿El de trabajar por el bienestar de todos?
El Hno Paul Mc Auley es un hombre público y la población de Loreto conoce su labor pastoral en esta parte de la Amazonía peruana. Como presidente de la asociación civil Red Ambiental Loretana creada el 10 de febrero del 2006 por peruanos jóvenes universitarios, estudiantes  de tecnológicos, estudiantes de colegios, estudiantes de comunidades indígenas,  padres de familias;  todos voluntarios sin  inclinación a denominación partidaria a grupos o movimientos políticos y diferencias religiosas, vienen trabajando en la  concientización  de la educación ambiental, en el respeto de los derechos humanos y en las practicas de valores morales cristianos en toda la región de Loreto.
Conociendo la calidad de persona que es el Hno Paul Mc Auley nosotros los jóvenes de la asociación civil Red Ambiental Loretana (RAL)  y la Organización de Estudiantes  de los Pueblos indígenas de la Amazonía Peruana (OEPIAP) y amigos solidarios hemos organizado un COMITÉ CONTRA LA EXPULCIÓN DEL HERMANO PAUL MC AULEY de nuestro país  por ser injusto.  Es importante resaltar el trabajo y las acciones del Hermano Paúl que “no pone en riesgo la seguridad del Estado, no altera el orden público y la defensa nacional”.

Hacemos un  llamado nacional e internacional a las organizaciones ambientales, obreras, religiosas, políticas, populares y democráticas aunarse a esta causa en contra de la expulsión de nuestro país del Hno. Paul por se una voz viva en la defensa del medio ambiente, en el respeto de los derechos humanos y la revalorización de los pueblos indígenas y triviales.
¡BASTA DE ABUSO,  PARA UN  HOMBRE QUE LUCHA POR LA DEFENSA DE LOS PUEBLOS AMAZONICOS Y DE NUESTROS BOSQUES!
Iquitos, julio 5 del 2010
COMITÉ CONTRA LA EXPULCIÓN DEL HERMANO PAUL MC AULEY



COMMITTEE AGAINST THE BROTHER PAUL McAuley EXPULCIÓN
On Thursday, July 1, came into the hands of the religious community member of Peru La Salle Brother Paul Michael John Thomas Mc Auley a document directly from the Interior Ministry asking to withdraw from the country within 7 (seven) days without having committed any crime, accusing him of violating an immigration law codified in Article 63, subsection 1) of the Aliens Act approved by Legislative Decree No. 703 and amendments, it provided that the cancellation of the residence in the country proceed abroad for acts against public order inside
Is it that bad dream of a Peru sustainable development, sustainable and justice? Is it a crime to care for nature and her life? Does working for the welfare of all?
Bro Paul McAuley is a public figure and the population of Loreto knows his pastoral work in this part of the Peruvian Amazon. As president of the Environmental Network Civil Association Loretana created February 10, 2006 by Peruvian university students, technology students, college students from indigenous communities, parents, families, all volunteers, without partisan inclination to name groups or political movements and religious differences, are working on building awareness of environmental education, respect for human rights and practices of Christian moral values throughout the region of Loreto.
Knowing the quality of person who is Brother Paul Mc Auley us young civil partnership Loretana Environmental Network (RAL
by its Spanish acronym) and the Student Organization of Indigenous Peoples of the Peruvian Amazon (OEPIAP) and friends and supporters have organized a committee against THE BROTHER PAUL McAuley EXPULCIÓN  of our country for being unfair. It is important to highlight the work and actions of Brother Paul that "threatening state security, does not alter the public order and national defense." 
 We call on national and international environmental organizations, labor, religious, political, popular and democratic come together in this cause against the expulsion of our country by Brother Paul is a living voice in environmental protection in respect for human rights and empowerment of indigenous peoples and trivial.
STOP ABUSE FOR A MAN TO FIGHT FOR THE DEFENSE OF OUR PEOPLE AND AMAZON FOREST!

Iquitos, July 5, 2010

COMMITTEE AGAINST THE BROTHER PAUL McAuley EXPULCIÓN

www.redambientalloretana.org